viernes, 21 de mayo de 2010

La verdad tras el espejo

En un mundo donde prima la razón, la "verdad", ¿dónde has dejado a tu niño interior?





A veces echo de menos aquella época de inocencia, creatividad, imaginación, ilusión...aunque, bien pensado, nunca es tarde para volver a ella. Hoy, de nuevo, quiero saltar sobre los charcos, quiero coleccionar cromos, quiero jugar a ser superhéroe, quiero escribir a los Reyes Magos. Quiero soñar con volar. Quiero ser espontáneo, y dar un abrazo sin un por qué. Quiero Petit Suisse, quiero jugar con mi peonza, esa que tantas vueltas dio. Quiero creer que puedo ser lo que quiera, quiero vivir sin una sola preocupación. Quiero hacer punzón, comer golosinas y hacer travesuras. Quiero parar el tiempo, ahí mismo...Quiero llorar, reír, equivocarme y aprender. Quiero explorar, aventurarme en lo desconocido, quiero asustarme. Quiero que todas las penas se me pasen con un beso. Quiero pintar rayajos sin sentido, quiero dar forma con plastilina a todo lo que llevo dentro. Quiero gritar. Quiero...quiero ser Peter Pan.



5 comentarios:

Alberto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberto dijo...

Canta un poeta, "¿quién me ha robado el mes abril?". Cantas tu quién nos ha robado la mirada pícara, la sonrisa inocente, el mundo de fantasías y juegos.

Nadie. Nos hemos dejado convertir en el hombre del traje gris, ese mismo que se saca un calendario de bolsillo y se pregunta "¿quién me ha robado al niño que había en mí?".

La solución la has escrito, está en nuestras manos. En volver a jugar, a soñar con imposibles, en crear un mundo con un lápiz y pensar que nuestra peonza puede girar miles de años seguidos. Y también, aunque a veces nos olvidemos, de nuestros amigos de juegos.

Gracias Felipe por una entrada tan llena de vida y energía positiva. El niño que llevo aún dentro ha vuelto a ponerse una toalla azul y lanzarse a cruzar los cielos ;)

¿Quién me ha robado el mes de Abril?

Feliun dijo...

Muchas gracias por tu comentario Alberto. En efecto, todos llevamos un niño dentro, y es necesario que lo saquemos para jugar de vez en cuando. Yo, de hecho, procuro hacerlo a menudo :)

David IE dijo...

Yo también quiero volver a no tener nada de lo que preocuparme, nada más que en jugar y jugar.
Y a mí también me gustaría que todas mis preocupaciones se me quitaran con un abrazo y un "no te preocupes mi vida" de mi madre, que como era "mi madre" lo podía todo, jeje.
Gracias por hacernos recordad una de las cosas mas importantes
1 abrazo 4
David IE

Anónimo dijo...

Grande Felipe!!

http://www.youtube.com/watch?v=au3QLxlIUYw

Pablo IE