jueves, 10 de febrero de 2011

Caminando

Caminando entre brasas, caminando.
Unos días hacia delante, otros hacia atrás.
Pero siempre caminando.
Quizás buscando un sentido, una respuesta.
Quizás simplemente soñando...
Temblando, abrazo la improbabilidad
de encontrar luz en esta noche oscura.
Oscura, y tan fría...
Y mis pies, confusos, siguen su impulso, y caminan.
Porque andando se hace el camino, dicen,
aunque a veces pienso que está en la naturaleza de un pie
la atracción por recorrer kilómetros y kilómetros,
sin importar dónde,
sin importar para qué.
Para qué, para qué...
Y finalmente, tras tanto surrealismo,
continúo mi camino espiral.
Sin destino, sin razón.
Pero eso sí...caminando.

1 comentario:

Alberto dijo...

Mas no camines nunca a tienes o a ciegas. Que los pies muevan tu cuerpo pero tu corazón guié a tus pies.

Y si algo he aprendido, es que jamás se camina solo ;)