domingo, 13 de septiembre de 2009

¿Y ante la adversidad?

Desde siempre he sido alérgico a recibir un NO por respuesta. Me gustan los retos, y pelear por aquello que quiero. No obstante, es cierto que hay momentos en los que parece que todo se tuerce, se pone en tu contra. Es como si lucharas contra una fuerza implacable cien veces más fuerte que tú, empeñada en joderte los planes.

Sin embargo, esto no es más que una percepción de la realidad, no la realidad en sí misma. Todo ser humano obtiene información del entorno a través de los sentidos, pero esta información se recibe a un nivel bastante subjetivo, ya que cada persona posee un sistema de valores y creencias diferente. Queda, por tanto, muy sesgada. Y si no lo veis claro, pensad en cualquier discusión que hayáis tenido con alguien debida a dos formas muy dispares (y seguramente contrapuestas) de observar un hecho. Este hecho es el que es, la realidad es inmutable; sin embargo, cada sujeto la vivencia y la experimenta de forma distinta.

Y esto nos puede dar que pensar...
- Entonces, quizás, ante algo "negativo" que me esté pasando, ¿podría ser que mi visión de lo que ocurre esté distorsionada, o sea exagerada? ¿Podría observar este hecho desde otro punto de vista menos dañino y más constructivo? ¿Podría sacar alguna conclusión o aprender algo? ¿Podría incluso sentirme mejor y ser más feliz?

Donde pongas tu pensamiento, allí estarás en el futuro. Si ante la adversidad pienso en negativo, que todo me va a salir mal, que de esta no salgo...seguramente será así. Si, por el contrario, pienso que es algo pasajero, que lo que no me mata me hace más fuerte, y que estaré bien...seguramente también será así. El poder del pensamiento no tiene límites.

La resiliencia es la habilidad de "renacer de tus propias cenizas". Es la capacidad de saber levantarte, de saber encajar los fracasos de manera constructiva, de ser consciente de que tú puedes elegir tu actitud ante los imprevistos o los infortunios. No podemos elegir las cartas que se nos reparten, pero sí podemos elegir la manera de jugarlas.

¿Y tú, como juegas tus cartas?

1 comentario:

Betisman dijo...

Me ha gustado mucho lo de resiliencia, lo voy a empezar a usra. :D